Primer contacto 

Hace 3 semanas escuché el típico maullar de gatitos pequeños y mi amor por los animales me llevó a indagar, descubrí que venían de una nave de nuestro polígono que está siempre cerrada y que la usan solo de almacén. Lo primero que decidí fue darles alimento. Una vez que tuviesen 2 semanas aproximadamente coger a la madre y a los 6 gatitos y ponerlos a todos juntos en una jaula grande que tengo en mi nave, para estos casos de emergencia.

rescate animal

Observándola, pude comprobar que la madre no podía amamantar bien a los 6 gatitos y por eso para aliviar su amamantamiento, decidí coger 2 de ellos y darles yo mismo el biberón. La mamá gata no se lo tomó a mal, de hecho uno de los gatitos lo recuperamos de la calle, pues había dejado la madriguera y un vecino lo salvó cuando estaba maullando en medio de la carretera!

Ganándose  su confianza

Compré leche especial de gatitos babies y empecé a darles biberón. Se adaptaron rápidamente y se engancharon con mucha pasión. ¡Están preciosos! 

alimentación cachorros

Poco a poco la madre y yo nos fuimos haciendo buenos amigos. Ella veía en mi un animal humano que le llevaba comida diariamente, que la respetaba, y que no le molestaba. Mentalmente intenté siempre enviarle mensajes pacíficos, de respeto, de confianza, de amor, de comunicarle que quiero apoyarle en su situación.

Rescate del resto de la familia

Antes de que los cuatro gatitos, que se quedaron con ella, se hiciesen más grandes y difíciles de socializar, por tratarse de gatos salvajes, decidí a la semana siguiente coger a la madre y al resto de los cuatro gatitos.

No fue fácil. Lo primero que hice fue llamar a la policía avisándoles que saltaría el muro de una nave que no es mía y que lo haría para coger unos gatitos. No hubo problemas, si caminamos con la verdad y transparencia por la vida nos evitamos muchos problemas extras!rescate gatos

Salté el muro y puse una jaula-trampa con buena comida y al cabo de 20 minutos me asomé y la mamá ya estaba dentro!!! En esos momentos comencé la acción rescate! Uauuu que emocionante y que alegría. Me dije: Si he atrapado a la mamá, que es la fuente de vida de esas cuatro vidas, ahora si puedo coger también a esos cuatro gatitos! Y así fue, se dejaron coger muy fácil porque son muy chiquitines, pero faltaba uno. 

En ese momento me vino un pensamiento: qué tremendamente importante es una madre, es la fuente de vida, el padre no está, no existe, pero la madre es algo sagrado porque sus mamas son trasmisión de vida de toda la historia de la vida de los mamíferos, así reciben los primeros prebióticos para la creación de la flora intestinal, del sistema inmunológico y todo el inicio de la vida está en ese “oro blanco” que es su leche!

Un último esfuerzo

Estaba preocupado porque no encontraba al cuarto gatito hasta que oí entre los escombros y basura abandonada de muchos años, un suave maullido. ¡¡¡¡Ahí está, lo tenemos!!!

gata rescatada

Me fui con la mamá y los peques a mi nave. Preparamos la jaula, la revestimos de una valla más fina para que los peques no se pudiesen salir y juntamos a toda la familia! Mañana vendrá una veterinaria a controlarlos. Lamentablemente la madre todavía bufa y es agresiva con todas las personas.

No estoy seguro si ella captaba desde el inicio mis mensajes pero he podido llegar a acariciarla y ahora es lo que hago cuando entro en la jaula a darle de comer. Viene hacia mí y choca mis piernas con su cabeza. Puedo coger sus gatitos y no se preocupa, al contrario, lo ignora o sigue comiendo.

Proyecto futuro:

  1.  En cuanto la mamá deje de amamantarlos y los gatito coman solos, quiero esterilizar a la madre, porque aquí en nuestro polígono esta gata era una máquina de tener gatitos, de los cuales nunca supe que ocurrió con esas crías porque al poco tiempo desaparecían. En las naves vecinas hay crías de aguiluchos y me temo que pudiesen haber sido presas de estas aves de rapiña.
  2. Aunque muy triste, tendré que buscarles un buen hogar a los peques. Yo he rescatado tantos gatos de la calle, que en nuestra nave tenemos demasiados gatos. Hasta en las oficinas, hay gatos caminando por los escritorios, no hay un lugar donde no haya gatos. He de tener cuidado y respeto por mis colaboradores, también tengo personas trabajando en LaraVital que son alérgicas al pelo de los gatos. gatitos rescatados

Conclusión:

El día del rescate fui muy feliz, mucho, muchísimo, más de lo que podría ofrecerme el materialismo o el consumismo. Tuve el privilegio de salvar unas vidas de dentro de unas ruinas, una mamá con sus seis adorables gatitos!!! Quiero compartir contigo esta felicidad tan profunda en la que me siento un socio y colaborador con el Creador de esas vidas y de toda su maravillosa creación. Colaborar con la Madre Tierra y con todos sus seres vivientes da una satisfacción espiritual muy profunda, es algo misterioso, difícil de explicar pero la naturaleza es fiel y nos devuelve con amor nuestro respeto por ella.

En Hechos de los apóstoles está escrito: “Más bienaventurado es dar que recibir.”es mejor dar que recibir”, pero esta frase la hemos entendido mal a través de los siglos: porque nos la han enseñado sólo desde la perspectiva del que da y no del que recibe.

Esto mismo ocurrió cuando Jesús quiso lavarle los pies a Pedro y Pedro le dijo eufóricamente: “Tu jamás me lavarás los pies a mi!”, quitándole a Jesús la satisfacción de darle una lección de servicio y de Dar por los demás. Es hermoso DAR y es maravilloso RECIBIR.

Yo soy feliz dándole mi apoyo a esa mamá y a sus 6 gatitos, pero veo también su felicidad y agradecimiento en recibir este apoyo sin aprovecharse.