Las despedidas son siempre tristes y más aun cuando se va un ser querido.

Cuando una querida compañero de 4 patas muere, nos deja un gran vacío en el corazón. Los que tenemos una relación personal con los animales sabemos lo que se sufre después de haber compartido con ellos muchos años de experiencias y recuerdos. Nos queda un nudo en la garganta y un vacío imposible de llenar. Para quienes no han tenido una relación con un ser animal, miembro de la familia, es difícil de comprender este sufrimiento por un animal, como se suele decir…

Seguir leyendo